Por que él también merece ser consentido con mil sonrisas y flores.